josé almagro

triatleta

duatleta

entrenador personal

Soy José Almagro,
triatleta, duatleta, entrenador personal.

Me llamo Jose Almagro, vivo en Las Rozas, nací en Madrid en 1980 y desde los 7 años empecé a competir en bicicleta, primero en BMX, más tarde en BTT y desde los 18 años en carretera, donde llegué a ser profesional en las temporadas 2005 y 2006 con el Equipo Relax Fuenlabrada...

PATROCINADORES




BLOG

TRIATLON DE BILBAO

Con un día infernal en cuanto a lo que la meteorología se refiere nos esperaba este sábado el II Triatlón de Bilbao, el cual se disputaba sobre distancias de 1900m nadando, 90km en bici bastante duros y 21Km a pie por un recorrido bonito alrededor de la Ría y del Museo Guggenheim.
Antes de salir todos sabíamos que el día iba a ser durísimo por la lluvia y por el frío y entre los triatletas comentábamos “¿te vas a poner algo en la bici?”, “¿tienes crema calentadora?”…. pero ninguno de esos remedios iba a ser válido para evitar que pasásemos el frío que pasamos.
Los 15 minutos previos al inicio de la carrera fueron eternos, descalzos, con el neopreno puesto y fuera del agua hasta que dejaron meterse a las chicas que salían 5 minutos antes que nosotros. Arrate con un gesto me dijo que el agua estaba helada, algo que pude comprobar por mí mismo minutos después.
La natación consistía en bajar en dirección al mar por la ría unos 800m, giro de 180º y subir de nuevo otros 1100m aproximadamente. Como la marea estaba subiendo lo ideal era bajar lo más pegado a la orilla para evitar la corriente y subir por el centro para aprovecharte de ella. Pero claro, eso lo sabíamos todos y coger la orilla para bajar sin recibir demasiados golpes era bastante utópico por lo que después de intentarlo durante un buen rato al final preferí nadar con menos agobios aunque fuese más por el centro hasta el giro. La vuelta fue más fácil pero la realidad es que los primeros triatletas me sacaron bastante tiempo en este segmento en el que tengo que seguir mejorando, sobre todo en lo que a colocación, agobios, etc… se refiere ya que cuando nado sin esos condicionantes mis ritmos son bastante aceptables.

Al salir del agua estaba diluviando, y con el frío que había pasado no era fácil acertar para abrocharme el casco y ponerme el maillot (teóricamente seco) que me había dejado preparado. Una vez me subí en la bici comencé rápidamente a adelantar puestos hasta que en el Km4 o así vi que tenía a Arrate a la vista, señal de que había nadado bastante bien pero justo en ese momento ella se paró a la derecha de la carretera, le pregunté si estaba bien y no oí ninguna respuesta mientras que la vi que hacía por abrocharse el chubasquero por lo que simplemente pensé que se había parado a eso y yo seguí mi marcha. Sin embargo, en el primer punto de retorno me fijé en que no venía y supuse que se habría retirado, por lo que en todo momento estuve algo intranquilo. A pesar de todo ello traté de seguir lo más concentrado posible y poco a poco fui adelantando triatletas, sobre todo en las subidas, ya que en las bajadas, con el suelo mojado, con la escasa potencia de frenado de las ruedas de carbono cuando hay agua y con las manos congeladas había bastante gente que bajaba más rápido que yo, pero no quería arriesgarme a sufrir una caída.



El Alto de Vivero que se subía dos veces era lo más exigente del recorrido ciclista

Sin pena ni gloria acabé el segmento ciclista en el puesto 15º, sabiendo que el pódium y los puestos de honor estaban inalcanzables pero con la sensación de estar físicamente bastante entero y con fuerzas, algo que no me había pasado ni en Lisboa ni en el Ecotrimad, por lo que me propuse hacer la carrera a pie lo mejor posible sin preocuparme por la posición.
Una vez llegué a la T2 y vi que Arrate estaba bien, me tranquilicé un poco y me puse a correr a mi ritmo, no llevaba Garmin ni nada así que solo iba a guiarme por mis sensaciones. Salí de boxes junto a Ander Aguirre, quien ya ha demostrado en algunos duatlones que tiene un nivel similar al mío corriendo por lo que le dejé marcar el ritmo hasta que cogimos a Mikel Calahorra. Sobre el Km2 me di cuenta de que Ander no iba bien así que me puse a encabezar el terceto hasta que me quedé solo. A partir de ahí la carrera fue algo aburrida, simplemente tratando de no perder la concentración para no bajar el ritmo y un poco perdido en cuanto a puestos ya que aunque me di cuenta de que adelantaba a Cofiné y a un extranjero, también fui sobrepasado por Albert Moreno y por Iurgi Etxeandía, así que no tenía nada claro cómo iba hasta que ya en casa pude ver las clasificaciones y ver que había quedado el 12º.


Es muy probable que haya gente que piense que podría o debería haber estado más arriba pero esta vez quiero dejar claro que me doy por satisfecho con el resultado sobre todo porque recuperé las sensaciones que había perdido hace dos semanas en Lisboa cuando me hundí en la carrera a pie y que fueron nefastas hace una semana en el Ecotrimad, unas sensaciones muy importantes y que me dan confianza en mí mismo, sabiendo que puedo afrontar con garantías este tipo de pruebas y sabiendo también que en Bilbao perdí unos minutos muy valiosos en las bajadas que no tienen por qué perderse en otras carreras con una meteorología mejor.

ECOTRIMAD

48 horas después de mi retirada en el Ecotrimad he encontrado fuerzas para ponerme a escribir aunque sea poco lo que tengo que contar. Llegaba a esta carrera con muchísimas espectativas, el año pasado había sido tercero, el circuito me encanta y después de las buenas sensaciones que había tenido en el Triatlón de Lisboa estaba seguro de que podía hacer una gran carrera.

Sin embargo, ya desde el agua todo empezó a complicarse. Nada más salir, a escasos 30m teníamos que dar un giro de 90º a la derecha rodeando un arbusto para afrontar la primera boya y aunque yo me había colocado bien junto a Blanchart, Marcel y Amatriaín, muchos de los que venían detrás de mí me pasaron literalmente por encima y me sacaron las gafas. Ello me obligó a pararme y a quedarme prácticamente el último. Poco a poco cogí ritmo y hasta la primera boya, situada a unos 500m, fui cogiendo y adelantando grupos, pero coger a un grupo bueno para mí ya era imposible. Así, los siguientes 1400m los hice tirando yo de varios triatletas, llevando un buen ritmo pero sabiendo que la carrera se me estaba empezando a escapar.

Salí del agua en 29´35´´ a unos 6´ de la cabeza y a unos 5´ de Blanchart.


La bici se componía de dos vueltas a un circuito de 37km lleno de toboganes, sin ningún metro llano en el que es importantísimo tener fuerza en las piernas para mover la bici y poder lanzarla al final de cada repecho. Mi primera vuelta no fue muy buena en cuanto a sensaciones, pero sí conseguí adelantar unas 20 posiciones. Pero nada más empezar la segunda vuelta me dí cuenta de que algo fallaba; mi cuerpo no era capaz de ingerir nada de alimento y sin embargo me pedía agua, agua y más agua (hasta tres bidones me bebí en apenas 50km), algo que no es normal en mí ya que soy un deportista que "consumo" poco (por ejemplo en Lisboa con un bidón de agua para toda la bici tuve suficiente y también hacía calor) y sobre todo lo que fallaba era que mis piernas iban totalmente vacías, sin fuerza, sin nada de fuerza, no era capaz de mover nada de desarrollo y si iba con agilidad parecía que me iban a estallar. En esos momentos iba en 9ª posición y aún mi mente pensaba que tenía que acabar la bici decentemente y empezar a correr, que quizá a pie encontraría las sensaciones que no estaba encontrando en bici, pero poco a poco esa mentalidad luchadora se me fue viniendo abajo, varios triatletas me volvieron a adelantar y me dejaban atrás con facilidad, pues era incapaz de subir rápido ningún repecho así que empecé a plantearme la retirada y bastante desanimado afronté los últimos 15Km de bici sin ni siquiera saber en qué posición me encontraba.


Cuando llegué a la T2 los ánimos de la gente me llevaron a ponerme instintivamente las zapatillas y empezar a correr, hice un par de Km intentando buscar las sensaciones que no había tenido en todo el segmento ciclista pero esas sensaciones no llegaron y teniendo en cuenta que este sábado tengo el 1/2 de Bilbao decidí retirarme


Desde luego no puedo sacar conclusiones positivas de esta carrera, pues no soy una persona a la que le guste retirarse, quitando Valencia, en donde me retiré por avería, este año no me había retirado en ninguna carrera y en los otros tres años que llevo como triatleta solo lo había hecho también en el Triatlón de Guadalajara del año pasado. Siempre he dicho que por respeto a los rivales a los organizadores hay que intentar terminar aunque se vaya mal, pero una cosa es ir mal y otra no poder moverse. Solo espero que lo del sábado fuera un mal día y en las carreras que quedan poder resarcirme.

Quiero terminar agradeciendo a la organización de Ecotrimad, en especial a Paloma, Joaquín y Ramiro el trato recibido y felicitarles por la excelente capacidad de respuesta que tienen ante las adversidades, pues si el año pasado fue el frío y el granizo este año fue el calor el que hizo de su carrera una de las más duras de todo el calendario.

TRIATLON DE LISBOA

Cuando Antonio del Pino, director de la revista TRIATLÓN me llamó y me dijo que si quería ir al Triatlón de Lisboa para conocerlo y luego escribir algo sobre la carrera ni me lo pensé: “si, evidentemente sí que quiero ir”. La coincidencia de Lisboa con el Campeonato de España de Duatlón en cierto modo era una faena, pero después de mis malos resultados en esta carrera los dos años anteriores creí que era el momento de cambiar y apostar por otro tipo de pruebas como la Media Distancia.
- (Por cierto, aprovecho estas líneas para felicitar a Emilio Martín por su segundo Cto. de España de Duatlón, sin duda se lo merece. ¡Enhorabuena!) -
Centrándonos en Lisboa, ya desde el día anterior a la prueba el ambientillo triatlético era bastante patente, mucha gente con bicis en el hotel y por la calle y casi 50 personas nadando a la vez en el reconocimiento oficial del segmento de natación, donde Arrate y yo dimos solo una vuelta de unos 950m, suficiente para ver que no había nada de oleaje ni de corriente y que iba a ser fácil orientarse por lo que se preveía una natación rápida. Después tratamos de hacer el circuito de bici pero al ser todo este por autovía fue imposible así que tocó hacer algo de rodillo (eso sí, en la carrera el circuito de bici estaba cerrado al tráfico 100%).

El sábado la salida era a las 8:00 por lo que a las 4:45 (se dice pronto) sonó el despertador. Parece mentira lo rápido que pasan esas horas pero cuando me quise dar cuenta estábamos ya con el neopreno dentro del agua esperando el bocinazo del juez.


Tras unos primeros metros “a fuego” para coger buen grupo, en la segunda boya conseguí unos pies que me iban bien y traté de no perderlos, poco más tarde me di cuenta que eran los de Pablo Israel Rodríguez (el Cufas) y con él hice el resto de los 1900m de agua en los que tardé 28´59´´, un gran registro para mí.
Mi T1 fue bastante lenta por un problema con el chip que se me había aflojado y me costó volver a colocar el velcro, pero una vez me subí en la bici comencé a remontar rápidamente, sabía que los 90km se me iban a hacer largos, pero no quería dejar de aprovechar mi mejor segmento por lo que me empleé a conciencia y logré marcar el mejor parcial, con 2h09´ a casi 41Kmh de media y sacando más de 2´ al siguiente parcial en este segmento.


Me bajé a correr tercero, por delante tenía a los portugueses Pedro Gomes y Vasco Pessoa y junto a mí se bajaban a correr Jose Estrangeiro y un triatleta de las Islas Faroe. Mis sensaciones eran buenas, sin tener sensación de ir a tope mis primeros 5km fueron todos a ritmo de entre 3´25´´ y 3´35´´. Hacia el km 6 ya me había deshecho de Pessoa y alcancé a Gomes, situándome primero, pero poco me duró la alegría, Pedro y yo corrimos juntos en cabeza unos 3km y sobre el km 10 empecé a notar como las fuerzas me estaban fallando notablemente, Pedro se me volvió a ir y Estrangeiro, que venía por detrás como un cohete, me alcanzó con facilidad. A pesar de ello seguía siendo capaz de rodar en torno a 4´ el km y pensé que podría mantener el pódium pero no fue así,  poco después me di cuenta de que la “petada” era total, el dolor muscular insoportable y ni siquiera era capaz de sufrir para correr más deprisa así que cuando Pessoa me volvió a adelantar y me situé 4º mi moral se desvaneció y simplemente me “arrastré” hasta la meta para acabar 7º al menos con el consuelo de que iba a ser reconocido con el trofeo al mejor parcial ciclista y pensando que tenía que aprovechar esta carrera como entrenamiento para los próximos triatlones de media distancia que me quedan.




Como conclusión, me quedo con lo positivo y es que nadé mejor que nunca y en bici me encontré fenomenal. Simplemente creo que en la carrera empecé demasiado fuerte y lo acabé pagando pero pienso que voy por el buen camino para las siguientes carreras.

Quiero aprovechar también esta entrada para agradecer a la revista Triatlón la oportunidad que me ha dado de conocer esta carrera y por supuesto a la organización, tanto por el trato que nos han dado como por lo excepcionalmente montado que estaba todo, incluida la entrega de premios en el Casino de Lisboa el sábado por la noche.

CONTACTAR

Adress/Street

Las Rozas. 28231-Madrid. España

Phone number

+(34) 696 993 953

Website

www.josealamagrovalero.es