AD (728x60)

3 de junio de 2014

SEVILLA HALF TRIATLÓN 2014

Share & Comment
Con un poco de retraso escribo mi crónica del Half de Sevilla, he estado esperando a tener alguna imagen para poder ilustrala.

La prueba tuvo lugar el pasado sábado y yo acudía con ciertas dudas. Por un lado se que estoy en un buen momento de forma pero por otro había corrido el Half de Bilbao 6 días antes y esos esfuerzos suelen pasar factura. Éramos 700 participantes y la verdad, no me había parado a mirar uno por uno los inscritos, aunque sí sabía que habría rivales muy fuertes como el olímpico Josemi Perez y el especialista en media y larga distancia Pedro Miguel Reig. Aparte, gente como Juan Salvador Díaz o algún portugués también podían dar guerra.

La salida era a las 15:30 y el segmento de natación se componía de 2 vueltas a un rectángulo de 900m en el Río Guadalquivir. A mí, como siempre, me agobiaba un poco el salir tanta gente a la vez, los golpes, los agarrones... y aparte tenía el handicap de que se nadaba sin neopreno, que eso me hace perder más tiempo con los buenos nadadores que cuando nadamos con él. Mi natación no fue mala, me situé a la izquierda del todo y salí fuerte hasta la primera boya sin recibir (para toda la gente que éramos) demasiados golpes. En esa primera boya situada a unos 400m cogí los pies de un grupo bastante decente y ahí me quedé el resto de la natación sin nada destacable. Saliendo a unos 5:30´ de Josemi y a 6´ de Pedro.


Hice una transición normal, ni rápida ni lenta y me subí en la bici teniendo clarísimo que tenía que darlo todo para acercarme a la cabeza y "meterme en carrera". Eran 90km con repechos pero para rodar a una sola vuelta e hice los primeros 5 o 6km sin ir a tope, para acomodarme en la bici, para que la musculatura cogiese buen tono y sin arriesgar con esos primeros adelantamientos en las calles y rotondas de la ciudad. Una vez fuera de Sevilla y ya en carretera "pura" empecé a apretar y a adelantar bastantes posiciones. Hacia el Km25 cada vez resultaba más difícil adelantar a la gente lo cual quería decir que su nivel era mayor y que por tanto me estaba acercando a las posiciones delanteras. Sobre el Km30 adelanto a Juan Salvador Díaz y un triatleta portugués y un poco más adelante un espectador me dice que voy tercero. De pronto me vi solo, en medio de la nada, sin coches ni motos a mi alrededor y sin nadie a la vista por delante ni por detrás. Fueron unos minutos en los que me costó mantener la concentración. En el Km 40, en la subida más dura del recorrido un espectador me da una referencia de 3´ a cabeza, no sé si es o no fiable pero quiero creerle, eso quiere decir que de los 6´ que me habían sacado Pedro y Josemi en el agua ya les había recortado la mitad y que si seguía así les cogería antes de llegar a la T2. Seguí concentrado en comer, beber y sufrir y no mucho más tarde, en el Km50 les empiezo a ver. "ya están ahí", pienso... Poco a poco me fui acercando a ellos y en el Km56 les doy caza al final de un repecho, no me lo pensé, les pasé todo lo rápido que pude y seguí fuerte a ver si se quedaban pero aguantaron bien la primera "embestida". 3 o 4Km más alante en una de las pocas curvas en las que había que tocar el freno de todo el recorrido entré fuerte y salí más fuerte aún para tratar de que perdieran la referencia y así le ocurrió a Josemi, que en ese punto empieza a quedarse. Cogemos una larga recta con aire de cara y Pedro viene detrás de mí (siempre respetando la distancia) a pesar de que yo voy a tope, por un momento pienso incluso en hacerle un gesto para que pase él y poder "descansar" un poco pero cuando voy a hacerlo me doy cuenta de que se está quedando así que toca apretar más aún. Era el Km65 y ya iba solo en cabeza, una agradable sensación que hacía mucho que no sentía en un triatlón. Esos últimos 25km se me hicieron muy largos y duros, incluso iba un poco mareado, había gastado casi todas mis fuerzas pero sabía que si tenía alguna opción de ganar esta prueba era seguir apretando y sacar la máxima ventaja en la T2. Quitando un par de frenazos inesperados por culpa de la moto de la Guardia Civil que teóricamente abría carrera y por una señora que pretendía adelantar donde era imposible, todo transcurrió con normalidad hasta la zona de boxes a donde llegué con unos 2´30´´ de ventaja sobre Pedro y Josemi, que llegaron bastante juntos.
 


Nada más ponerme a correr ya noté dos síntomas que no me gustaron: las piernas no tenían la alegría de otras veces y el estómago, entre que había estado dos días malo durante la semana y todo lo que había comido y bebido en la bici estaba al límite. Pero no era momento para buscar excusas ni desconcentrarse sino para todo lo contrario así que empecé a correr con las cosas claras: poner un ritmo de 3´40´´ y tratar de mantenerlo al igual que había hecho en Bilbao la semana anterior. Por desgracia una cosa es lo que uno "quiere" y otra lo que uno "puede" y mi cuerpo en Sevilla no daba para mucho más, mi ritmo se fue ralentizando poco a poco y en el Km6 rodar por debajo de 4´/km era casi inviable por más que me esforzaba y en el Km9 ya me pasa Josemi como una moto... Me dicen que Pedro viene tocado y que puedo aguantar la segunda posición pero en el Km11 veo a Arrate retirada y eso me hace hundirme del todo... Sigo como puedo rodando a 4´20´´(y gracias) hasta que en el Km17 me coge Pedro. No va mucho más fuerte que yo y le digo que me intento ir con él pero que no se preocupe que no le voy a disputar el segundo puesto... nada, imposible... le aguanto 500m y tengo que aflojar. En ese momento solo tengo una obsesión y le pregunto a todo el mundo "¿dónde viene el cuarto?", sabía que era Juan Salvador Díaz que es un grandísimo atleta y no quería que se me escapase el podium bajo ningún concepto. Finalmente, a 3km de meta me dicen que viene a 1´ o 1´30´´, "ostias" pienso, "que al final me pilla..." así que me exprimo y doy todo, absolutamente todo lo que tengo para llegar a meta y salvar el tercer peldaño del podium.



Cuando 72h después de la carrera escribo esto se me pasan muchos pensamientos por la cabeza pero creo que hice todo lo que estuvo en mi mano para ganar y si no lo logré fue porque mis rivales ese día estaban más fuertes que yo. ¿Y si no hubiera corrido en Bilbao?, pues a lo mejor hubiera corrido mejor en Sevilla, no lo sé, ni lo quiero saber... las cosas han venido como han venido, quería correr las dos pruebas, en Bilbao quedé satisfecho con mi rendimiento y de Sevilla me fui contento por el podium y también por mi segmento de bici en el que me encontré como hacía tiempo que no me encontraba.





Me despido felicitando a Josemi, Pedro y Salvador por ser unos grandes y dignos rivales, un lujo compartir sufrimiento con ellos y también felicitando a la organización porque desde mi punto de vista fue bastante buena.

Fotos: Ofsport y Triatlonchannel


Tags:

By

Soy José Almagro, vivo en Las Rozas, nací en Madrid en 1980 y desde los 7 años empecé a competir en bicicleta, primero en BMX, más tarde en BTT y desde los 18 años en carretera, donde llegué a ser profesional en las temporadas 2005 y 2006 con el Equipo Relax Fuenlabrada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 




Follow by Email

Entrenamientos Personales

Entrenamiento personal de triatlón, atletismo, ciclismo y natación. Todos los niveles en función de las características del atleta, de su tiempo disponible, sus necesidades y sus objetivos.
Copyright © Jose Almagro Valero | Designed by Templateism.com | Published by GooyaabiTemplates.com | Adapted By BufaloDesignWeb