AD (728x60)

19 de julio de 2014

TRIATLÓN VITORIA (DISTANCIA IM) 13/07/14

Share & Comment


Ya han pasado 4 días desde el Triatlón de Vitoria (Distancia Ironman) y creo que ya se me ha enfriado la cabeza lo suficiente para poder escribir la crónica de la carrera. Bien es cierto que estos tres días anteriores no he tenido mucho tiempo para sentarme delante del ordenador a escribir ya que hoy estoy empezando mis vacaciones y he estado bastante centrado en temas de trabajo para poder marcharme lo más tranquilo posible.

Ahora mismo estoy en un avión entre Ámsterdam y Río de Janeiro, el segundo de los cinco que tenemos que coger hasta nuestro destino final, Porto Seguro.

Llegaba a la prueba de Vitoria con ganas, me sentía bien preparado, conocía a la perfección los recorridos y casi era como correr en casa. La mala carrera que me salió en 2013 me motivaba para que no se repitiera lo mismo en 2014. La semana previa transcurrió con normalidad, el viernes tuvimos el briefing para los élite al que asistimos muy poquitos y luego estuve en la rueda de prensa ya que tanto Arrate, como Estrangeiro (que estaba en nuestra casa porque hacía el Half) tenían que estar allí.

El sábado fue el típico día pre-ironman, salí en bici con Estrangeiro e hicimos 45´ con algún cambio para activar las piernas, seguidamente 15´ de carrera y después 750m de agua, comimos prontito, un poco de siesta y al final estuvimos toda la tarde danzando ya que había que llevar las bicis a la T1, desinfectar el neopreno y después llevar la bolsa de carrera a pie a la T2.



Arrate, Estrangeiro y yo con Mario, el organizador del Half de Ribadesella donde estaremos en septiembre

El domingo era “el gran día”, la salida era a las 8:00 y a las 4:30 me puse el despertador, Arrate y yo desayunábamos sin mucha conversación y con los ojos casi cerrados y la primera sonrisa del día la puso Estrangeiro cuando apareció en la cocina y dijo “¡Muchachos, que sois unas bestias, que vais a hacer un Ironman!”, en ese momento no sé si prefería ser él, que solo iba a hacer el Half o alguno de mis perros, que dormían plácidamente en el sofá. Pero no había marcha atrás, a las 5:45 cogimos el autobús que nos llevaba a la T1 y tras revisar que todo el material estuviera bien me puse el neopreno, sobre todo para no tener frío ya que estábamos a 12º




La salida se retrasó un poco sobre el horario previsto pero sin darme mucha cuenta allí estaba, con el dorsal 2, dirigiéndome a la playa de Landa para afrontar 3800m de agua (dos vueltas de 1900m a la que los del Half solo daban una). Tenía toda la intención y la intuición de que iba a nadar bien pero nada más lejos de la realidad, me había colocado en el lado izquierdo del grupo de unos 80 triatletas que salíamos en la primera tanda y un juez nos explicaba que algunas boyas eran de referencia, en ese momento, en el lado derecho suena un bocinazo y todos al agua, yo tenía las gafas quitadas, me las puse y me metí lo más rápido que pude pero ya iba muy atrás, aún así mantuve la calma, pero me las había colocado mal por lo que tuve que parar y me quedé literalmente el último de todos. De hecho, hay un vídeo en el que esto se ve perfectamente, pero no lo cuelgo porque me da hasta vergüenza de cómo pude ser tan novato y tan “globero”. Después de esto, los primeros 100m fueron muy duros a nivel mental porque sabía que había hecho una “cagada” gorda en el primer minuto de carrera pero no quedaba otra que olvidarlo y seguir. Poco a poco cogí ritmo y me junté con un grupillo de gente de mi nivel, con el cual hice casi toda la primera vuelta y toda la segunda, entre ellos estaba Pedro Oviedo, que me reconoció y me hizo un gesto para que fuera con él. De la natación poco más puedo reseñar, simplemente que perdí casi 9 minutos con el primero que salió del agua, algo más de lo esperado.







Transición rapidilla y a la bici, por delante 180Km para mi gusto durillos porque aunque no había grandes desniveles, el asfalto es rugoso y el sube-baja de las carreteras que rodean Vitoria es continuo, a eso hay que sumar el viento (aunque hay que decir que se portó bastante bien para como suele soplar por allí).







Mi segmento de bici fue bastante bueno, mejor de lo que yo pensaba que estaba haciendo en ese momento, quizá el mayor problema fue que no tuve ninguna referencia, había salido del agua convencido de que iba muy atrás y muy lejos de cabeza y con poca fe en mi mismo por lo que quizá arriesgué demasiado poco. Eran 3 vueltas, una corta de 40Km y dos largas de 70Km en las que traté de centrarme solo en mi carrera, en no dejarme influir por los cambios de ritmo de algunos rivales que marchaban cerca de mí y en comer y beber según las pautas que me había marcado previamente y cuando yo pensaba que marcharía hacia la posición 20º, la realidad era que había remontado hasta estar 10º (pero yo de eso no era consciente).

Como digo, quizá el centrarme única y exclusivamente en mí y en hacer la bici tal y como me la había planteado a la larga fue algo positivo y llegué a la T2 en 9ª posición, bastante lejos del primer clasificado (Alejandro Santamaría) que me sacaba unos 20´ pero relativamente cerca del resto de competidores. Para mí fue una sorpresa total cuando mientras me ponía las zapatillas le pregunté al voluntario que estaba conmigo “como voy” y me dijo, “entre los 10 primeros, con unos cuantos bastante cerquita”.










Entonces llegó el segmento de carrera a pie, toda maratón tiene su dureza pero tengo que decir que gracias al público y a la cantidad de caras conocidas el sufrimiento fue más llevadero. 4 vueltas de 10,5Km por delante y nada más empezar a correr veo a mi padre entre toda la multitud, choco la mano con él y me anima mucho saber que está ahí un año más (el año pasado vino y vivió lo mal que me sentó mi retirada), un poco más adelante mi amigo y compañero de entrenos Arkatiz Castellanos, llega el Km2 y veo al portugués Antunes parado con calambres, ya voy 8º, y sigo viendo caras conocidas que me animan cada poco, mi amigo Fernando Corres, Martin Fiz, Joseba y Gorka Beloki, Ciro Tobar, la familia de Arrate que además está con nuestros perrillos en un avituallamiento, Jorge Morales, Maider Gaztañaga, Gurutze Frades, Estrangeiro (que ya estaba duchado el muy cabrón –con cariño- tras haber quedado 2º en el Half), Esther Leal, Alberto Bravo y su novia Garbiñe, Eneko Llanos, mis amigos de Bulletbike y muchas otras personas que sería imposible nombrar, pero que sabiendo que soy “Vitoriano de adopción” me llevan en volandas en muchos puntos del recorrido. A pesar de esto, la carrera sigue y tengo que sufrir, hago fuertes los primeros 10Km, soy consciente de que estoy arriesgando pero si quiero luchar por un Top5 es la única opción, paso el diez mil en 41´ clavados y veo que sigo siendo capaz de mantener ese ritmo de 4´05´´ - 4´10´´ con cierta facilidad, me voy acercando bastante a Luis Feliz y Roberto Corujo por lo que el 6º puesto está a la vista pero en cambio en el Km 17 me adelanta Alexis Rodríguez como una moto y un poco más tarde Juan Salvador Díaz. Esto me hunde un poco, vuelvo a estar 9º y desde el Km18 hasta el 31 paso una crisis gorda, me cuesta mantener un ritmo de 5´/Km y empiezo a pensar en no perder el Top10. Por suerte, gracias a que en todo momento cuidé la alimentación y la hidratación y a los ánimos del público la última vuelta se me hace bastante bien, me permito el lujo de saludar a los más allegados cuando paso cerca de ellos y finalmente mantengo mi puesto que es el 8º en línea de meta tras la retirada final de Alexis.





En esos momentos en los que llego a meta en 8ª posición con un tiempo de 9h12´ lo que más me apetece es dar un abrazo a mi padre, cambiarme de ropa y disfrutar del ambientazo de Vitoria y de la gran carrera que está haciendo Arrate ya que aunque no la había visto en toda la prueba sé que marcha tercera. Pero no pudo ser, nada más cruzar la raya me dan una botella de agua y me informan de que tengo que ir a pasar control antidopaje así que debo ir directo al control médico. El problema es que al inicio de la maratón había parado a hacer pis y en el momento de cruzar la meta, a pesar de haber bebido bien estoy totalmente deshidratado por lo que finamente tuve que estar hasta las 21h54´ (es decir más de 4h) para conseguir orinar los 100ml de cantidad mínima que se necesitan para el control. 





Como he dicho al principio, he esperado a tener la cabeza fría para poder valorar adecuadamente mi carrera: Debo decir que estoy satisfecho, tras la retirada del año pasado me conformaba con no pasarlo “fatal” y desde luego no fue así. Me habría encantado hacer un sub 9h y también haber entrado entre los cinco primeros pero no pudo ser, creo que lo tengo a mi alcance pero que por ahora debe esperar. Es el quinto IM en el que participo y el tercero que termino y aún cometo errores, el primero fue el de la natación (imperdonable e injustificable), el segundo no fue un error mío sino de las circunstancias de la prueba el no tener referencias de cómo iba y quizá no exigirme el 100% en bici y el tercer fallo para no lograr una marca mejor fue arriesgar saliendo fuerte en la maratón, pero de este último no me arrepiento, me daba igual quedar 8º, que 9º que 10º pero en cambio me hacía ilusión el Top5 así que arriesgar en la carrera a pie era lo que tenia que hacer.

Con esta prueba pongo punto y final a una primera parte de la temporada con la que me quedo muy satisfecho, muchas pruebas, ninguna retirada y bastantes buenos resultados que resumiré en otra crónica dentro de unos días. Ahora vienen por delante 3 semanas para descansar, entrenando suave y sin presión y luego retomar la rutina para la última parte de la temporada donde con certeza estaré en el Half de Ribadesella, Desafío Doñana y Full ICAN Gandía. Es posible también que intente hacer IM Calella en GGEE para buscar una clasificación en mi grupo para Hawaii 2015 aunque para ello necesitaría encontrar algún apoyo económico que me permitiese realizarlo.

Quiero despedirme felicitando a la organización del Triatlón de Vitoria por su increíble trabajo para sacar adelante y con un éxito rotundo una prueba de estas características, a Arrate por su tercer puesto que le viene de maravilla después de mucho trabajo realizado y sobre todo al público que fue espectacular, una auténtica pasada que hacía que cada poco tiempo se me pusiera la carne de gallina. A todos ellos: GRACIAS

¡Ah! Y una cosa más, los que me conocéis sabéis que no soy una persona demasiado crítica, pero hubo algo que me dolió y me llamó la atención. Si hay algo que me gusta del triatlón y que para mí lo hace un deporte precioso es que es un deporte “justo” en el que la carrera pone a cada uno en su sitio y que consiste en una lucha individual. Tengo que decir que había demasiados pelotones y demasiado drafting. No hagamos feo con estas cosas un deporte bonito.


PINCHA AQUÍ PARA VER LAS CLASIFICACIONES


Tags:

By

Soy José Almagro, vivo en Las Rozas, nací en Madrid en 1980 y desde los 7 años empecé a competir en bicicleta, primero en BMX, más tarde en BTT y desde los 18 años en carretera, donde llegué a ser profesional en las temporadas 2005 y 2006 con el Equipo Relax Fuenlabrada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 




Follow by Email

Entrenamientos Personales

Entrenamiento personal de triatlón, atletismo, ciclismo y natación. Todos los niveles en función de las características del atleta, de su tiempo disponible, sus necesidades y sus objetivos.
Copyright © Jose Almagro Valero | Designed by Templateism.com | Published by GooyaabiTemplates.com | Adapted By BufaloDesignWeb